La ira de los dioses

16 de junio, 2017 - Making-off - Comentar -
03b


         No hay demasiadas fotos de aquel día, a pesar de que el motivo de la excursión era realizar un "testing fotográfico".

         Que ¿qué es eso? Pues no me importó demasiado, para mi sólo era una buena excusa para salir a la montaña un día más, esta vez con una buena motivación fotográfica.

         Por aquella época, primavera de 2011, la idea de construir una estación de esquí dentro del Parque Natural de Fuentes Carrionas parecía coger fuerza. Ante esta situación, que se daba periódicamente a golpe de ñapatrámite administrativo, muchas asociaciones y colectivos proponían y realizaban distintas actividades en contra de este despropósito medioambiental.

         Yo me apunté a ésta, cuyo objeto era difundir a través de la fotografía el valor impresionante de la biodiversidad de la zona, entonces amenazada de muerte por el proyecto de la estación.


_MG_0014


          No se nos logró fotografiar oso, ni gato montés. Ni siquiera un "tritóncillo" alpino. Tampoco al roquero rojo ni al treparriscos. ¡Pero es que estaría bueno! Ahora llevo, desde aquella, siete años saliendo a la montaña con prismáticos y cámara a cuestas y ya he visto a algunos de ellos, pero no es tarea fácil. Y si no es fácil verlos, ¡no te quiero ni contar fotografiarlos...!

         No obstante, pudimos desarrollar la actividad perfectamente, y hacer algunas fotos, sobre todo de especies vegetales (mundillo en el que sigo muy pez, por cierto), además de hablar largo y tendido durante todo el paseo. Nos retiramos poco más arriba de la Poza, al pie de las Agujas porque la cosa ya se ponía fea.       


IMG_6040


         Con mi antigua 50D y mucha ilusión me dediqué a buscar imágenes que pudieran mostrar la belleza del lugar, para colaborar con el "testing fotográfico" que debería transmitir un mensaje, algo así como "sí al espacio natural, no a hormigonar los espacios naturales protegidos".         

       Cuando volviamos de las agujas de Cardaño, hicimos la parada obligada en uno de los lugares emblemáticos del parque, la Poza de las Lomas.


IMG_6064


           Sin grandes pretensiones, tiré un par de tomas con mi antigua 50D (digo sin grandes pretensiones porque probablemente habré estado veinte veces en ese sitio con mejores condiciones de luz y demás...) Pero para mi sorpresa, un par de ellas quedaron bastante guapas.

           Cuánto mayor resultaría la sorpresa aún, cuando una de ellas ha encontrado su sitio resultando la ganadora del 3er premio del Certamen Fotográfico anual de la Diputación de Palencia (precisamente convocado por el departamento de Medio Ambiente).

           "La ira de los dioses" aquel día quedó inmortalizada en una tarjeta de memoria. Unos años después reaparece para recordarnos que no se nos tiene que olvidar conocer y valorar lo que tenemos. También -esto especialmente hoy día- en lo que a patrimonio natural se refiere.


Pano

 

        Han pasado seis años y seguramente gracias a muchas "pequeñas" acciones como fueron este "testing", podemos seguir yendo a este lugar y encontrarlo así: natural y salvaje. Sigue sin ser fácil ver al oso, ni al gato montés, ni al treparriscos, pero aquí viven. Si vas con asiduidad, un poco de orientación y unos prismáticos, antes o después te los vas a encontrar. (Os puedo asegurar, a los que no lo conozcáis, que las sensaciones que se tienen al ver una especie salvaje en un medio como este son algo... no sé, indescriptible)

         El reconocimiento de mi fotografía en el Certamen de Diputación es muy positivo, pero para mi el mayor premio será poder ir allí dentro de unos meses con mi hijo, que ahora acaba de hacer dos años, y encontrar la Poza como siempre. Y poder seguir bebiendo "a morro" de cualquier arroyo que baje de las Agujas.

 

DSCN0604

 

         Y seguir disfrutando del lugar, que sigue igual que estaba hace seis años cuando hice la foto del premio, o como estaba hace quince cuando subí por primera vez. Y como espero que siga estando dentro de muchos años más, cuando mi hijo lleve algún nieto por esos andurriales, con la ilusión de poder ver un oso porque no han desaparecido.

         Una cosa tengo clara, soy muy pesado y ya lo he dicho en alguna otra ocasión, este planeta que tenemos no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. El día que dejemos perder la pureza del agua de estas pozas, o la biodiversidad de estos lugares, habremos perdido realmente el norte.

         Compartid si os ha gustado, ¡gracias!