Pineda under the sun-moonrise

30 de septiembre, 2018 - Making-off - Comentar -
Pineda under the sun-moonrise

 

          Desde que hago fotografía de montaña, aunque no es lo más recomendable y supone tomar ciertas precauciones añadidas, disfruto mucho andando sólo por el Monte. De esta manera el contacto con la naturaleza es mucho más directo e íntimo, las sensaciones se intensifican y también el nivel de concentración de cara a tomar imágenes es más elevado.

         Ahora bien, la opción de subir con Gus siempre hay que tenerla presente. Aunque el contacto íntimo con la naturaleza se quede en comer unos callos a la madrileña bien calenticos junto al arroyo, o el nivel de concentración se trastoque por los cánticos populares... ¡muy bien también!


IMG_3347

 

         Teníamos pendiente desde hacía tiempo esta escapada y por fin encontramos el momento. Pretendíamos echar el fin de semana por la Montaña, pasando una noche en el Infierno. Que igual dicho así suena terrible… pero es que nos estamos refiriendo al Pico Infierno (2.537m), que no es muy conocido pese a que en realidad es el punto más alto de nuestra provincia. Más aún que el Pico Curavacas (2.520m), lo que ocurre es que quizá no queda claro si se trata de una montaña independiente como tal, o una “secundaria” de Peña Prieta (2.540m). Por esto también se la conoce como “Peña Prieta Sur” o “Peña Prieta Palentina”


IMG_3354

 

         Pero vamos a lo que interesa: hacia el Infierno que nos fuimos. El caso es que nos debimos de dormir un poco en los laureles porque nos pilló el atardecer de camino, cuando llegábamos al Pico Tres Provincias (quizás habernos olvidado una botella de agua en el coche no ayudó mucho a llevar buen ritmo). Ya se veía cerca nuestro destino, quedaba poco menos de media hora, pero la idea de montar el campamento a oscuras, deshidratados, y con el frío que empezaba a hacer, no nos atraía mucho.


IMG_3358


          Así que decidimos quedarnos allí mismo, montar el chiringuito con los últimos rayos de luz y derretir nieve cuanto antes. No veíamos el momento. ¡Qué sed! Pronto tuvimos todo listo y nos pudimos resguardar bajo techo. De tela, pero un techo al fin y al cabo. Acababa de anochecer y se había levantado mucho viento, pero el agüita abundante, la cena caliente y el digestivo de hierbas nos repusieron enseguida (Oye, ¡que se le olvida el agua pero se sube con el orujo, el tío…!)

         Esta vez había hecho los deberes y llevaba estudiadas las horas de salida y puesta de sol y luna así que, después de hacer unas nocturnas antes de acostarme, pude dormir hasta que el despertador me aviso de que empezaba la fiesta.


IMG_3373


         Cuando salí de la tienda poco antes de las seis de la mañana no me aguanté y desperté a Gus para que saliera también. La noche estaba preciosa. Había parado el aire y un “gajito” grande y amarillo de luna decreciente estaba suspendido, precioso, sobre el horizonte y la bruma del Valle de Pineda.  Gus se volvió al saco y yo me lié un rato a tirar fotos, sin mucho margen de encuadrar porque la cima es pequeña y en mi posición tenía sendos precipicios a cada lado. (Curiosamente, por cierto, cayendo hacia la izquierda rodarías hacia Cantabria y hacia la derecha hacia León) Al poco tiempo empezó a clarear. Era Lorenzo que también quería hacer acto de presencia.


IMG_3377

 

        El momento de la foto recoge varios elementos que son los que creo que la hacen especial: están la noche cerrada a la derecha y la claridad del amanecer a la izquierda. En el centro la luna, y también la Vía Láctea, con su Centro Galáctico en el centro de la imagen junto a las rocas de la cima. Y en la parte de abajo, está la Cola del Curavacas emergiendo entre la bruma del Valle de Pineda. Por último, en primer plano dando escala a todos estos elementos, está iluminado nuestro refugio de aquella noche.

         Con la luz del día, sólo quedaba desmontar el tenderete y disfrutar del lugar. Visitamos el Infierno y también Peña Prieta, y después poco a poco volvimos sobre nuestros pasos del día anterior, aprovechando el buen estado de la nieve a esas horas.

 

pano_01fb2

 

        Como no podía ser de otra manera, para contactar con la naturaleza lo que aún nos faltara de conectar, rematamos terminando la última latilla de callos junto al Arroyo de las Lomas, ya muy cerquita de Cardaño.

         ¡Hasta la próxima!


Pineda under the sun-moonlight

     "Pineda under the sun-moonrise"

Cima del pico Tres Provincias, Montaña Palentina (2.496m)  Febrero de 2017

1er PREMIO de la Categoría "Ecoturismo y mundo rural" - NATURCYL 2018


Si te gusta, esta obra está disponible EN GRAN FORMATO en la sección de ADQUISICIONES